Quien Quiero Ser | Coaching y Desarrollo para la Mujer
Quien Quiero Ser | VACACIONES PARA CRECER
3792
single,single-post,postid-3792,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,
 
deckchairs-355596_640

VACACIONES PARA CRECER

Escrito por Espino Pueyo in Cambio 31 Ago 2015

 

Si algo tienen las vacaciones de bueno, aparte de permitirte desconectar de la rutina que te impone tu ritmo de vida, es la posibilidad de pararte a observar todo lo que ocurre a tu alrededor con una mirada consciente y atenta.

 

No hay nada como sentarte a la orilla del mar y observar el movimiento de todas las cosas a tu alrededor. Toda una clase magistral sobre la esencia de la vida.

 

Las olas con su vaivén constante, siempre rompiendo y volviendo a surgir de nuevo, como en un baile infinito, pero sin dejar de ser mar.

 

Las gaviotas con su vuelo sereno, vienen y van sin un destino aparente pero sin duda bien fijado.

 

Los niños jugando en la arena, construyen hermosos castillos, disfrutando de un eterno presente sin que nada perturbe sus mentes, inocentes, sin anticiparse a sucesos futuros.

 

La gente paseando, en soledad o acompañada, caminando con pasos rápidos, como intentando atrapar ese momento y retenerlo para siempre por si acaso no volviera nunca más.

 

Todo esto me hace reflexionar sobre los comportamientos humanos.sand-castle-796488_640
Todos hemos pasado alguna vez por momentos de conflictos internos, sabiendo que algo no funciona bien en nuestra vida y sin embargo, nos empeñamos en querer que las cosas permanezcan siempre igual, sin que nada altere nuestra “zona de confort”, pensando que mantener todo tal como está es lo que más nos conviene para no sufrir y no hacer sufrir, sin darnos cuenta que el sufrimiento sigue estando presente. El miedo nos invade, nos bloquea y nos resistimos a aceptar que el cambio es necesario para seguir adelante.

 

Pero igual que las olas, hay que romper y morir para renacer otra vez. Tenemos que aprender a soltar y vaciarnos para volver a llenarnos de nuevo con experiencias que seguro nos harán crecer y avanzar para convertirnos en mejores personas.

 

Igual que las gaviotas, debemos trazar un rumbo, un objetivo claro, para saber dónde queremos llegar y dirigirnos hacia él, con la certeza de que son nuestros valores personales los que nos guían y nos motivan a seguir adelante para alcanzar esa satisfacción y serenidad que queremos en nuestra vida.

 

Igual que los niños aprenden jugando e imaginando castillos inmensos, así debemos soñar nuestro futuro, a lo grande, imaginando y visualizando que todo es posible, que tenemos todas las posibilidades de conseguir lo que queremos, pero trabajando nuestro presente, dando todos los pasos necesarios que construyan nuestro “Castillo”, sin pre-ocuparnos por lo que fue y ya no es, por lo que será y aún no es.

 

Solo tenemos el presente y es de ese del que hay que ocuparse. Viviendo el presente, dando pasos firmes pero seguros, sin prisa pero sin pausa, confiando en nuestras posibilidades, nuestras capacidades y con los ojos bien abiertos para aprender de cada momento que llegue a nuestra vida, de cada situación por confusa que nos pueda parecer, de cada encuentro, de cada ser que se cruce en nuestro camino.

Aprender de todo y de todos.

 

Ya sé que el camino no es fácil, pero atreverse a vivir merece la pena.

¿TE ATREVES?

 

  • inma septiembre 1, 2015 at 8:31 am / Responder

    Interesantes reflexiones que dan para pensar mucho

    • Espino Pueyo septiembre 1, 2015 at 11:30 am / Responder

      Ese es el sentido de estos artículos, que nos ayuden a pararnos un momento y ver que cosas están ocurriendo en nuestra vida y como podemos solucionarlas. Pero está claro que la reflexión o tomar conciencia sin acción no sirve para mucho, pero es el primer paso. Gracias por tu aportación.

  • julian septiembre 3, 2015 at 9:05 am / Responder

    esto es muy bueno

  • julian septiembre 3, 2015 at 9:16 am / Responder

    Muchas gracias Espino, siempre es un placer leerte.

Dejar un comentario